sáb. Ago 17th, 2019

Cortisol. El enemigo en casa

Cortisol, la hormona del estrés

El cortisol (hidrocortisona) es una hormona esteroidea, o glucocorticoide, producida por la glándula suprarrenal.​ Se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre.

El cortisol o como comunmente se denomina, «la hormona del estres», es solo una de las 4 hormonas que se generan en nuestros cuerpo ante circunstancias estresantes o de emergencia. ¿Es esto malo de por sí?. Pues definitivamente no, salvo si se cumplen una serie de características.

Hemos de tener en cuenta que nuestro cuerpo ante situaciones de estrés o emergencia se pone en guardia y necesita generar sustancias químicas que traduzcan esta emergencia en una capacidad rápida de respuesta. Pues bien. Para ello tenemos esta hormona producida de forma natural por nuestra glándula suprarrenal. Totalmente necesaria y totalmente benévola con nuestro organismo, dotandonos de una gran capacidad de respuesta.

Es la producción masiva y continuada de esta hormona la que puede producir efectos adversos y la que se convierte en nuestro enemigo. Si lo pensamos un poco es de cajón. Si estamos estresados todo el día me parece lógico que esta sustancia acabe por generarnos algún tipo de efecto negativo, tales como cambios de humor, hipertensión, dolencias gastricas, dolores musculares y palpitaciones entre otros.

Pero, ¿que es exactamente lo que provoca que el cortisol sea tan dañino?. Según estudios, el cortisol, actúa sobre el metabolismo de los carbohidratos, proteinas y acidos grasos.

Así, según estudios médicos, el cortisol en su versión recurrente y continuada puede provocar destrucción de tejido muscular y acumulación de acidos grasos en lugares no deseados.

Tambien se detalla que no es únicamente el estrés el causante de la proleferación de esta hormona sino tambien toda aquella actividad física que requiera de un alto rendimiento que no seamos capaces de aportar con nuestras reservas de aminoacidos y carbohidratos. Es decir, no hagamos el cabra ni superemos nuestros limites, ni a nivel fisico ni a nivel emocional porque ahí nos estará esperando nuestro amigo el cortisol para darnos un susto de infarto.

Continuará


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *