jue. Jun 27th, 2019

Rehabilitación Cardiaca. Tu nueva versión mejorada

Conviene explicar que la rehabilitación cardiaca comprende el periodo que va desde el fatídico evento cardiaco hasta que seas un viejecillo/viajecilla adorable y desees dejar paso a las nuevas generaciones. Comprende varias disciplinas y áreas de trabajo ligadas al post infarto, recuperación física y recuperación emocional.

Una vez llegas a casa después del gran susto está claro que lo que te pide el cuerpo, de inicio, es quedarte quietecito en casa sin salir y moviendote lo mínimo posible. Como digo yo, ponerte el pijama y tomarte un vaso de leche con galletas antes de meterte en la cama. Esperando con suerte poder conciliar el sueño y «sobrevivir un día más». Si, es cierto, te pones muy dramático pero la realidad es que el susto es para ponerse dramático y lo que quieras. ¡Estás acojonado claramente!.

En esto solo puedo decirte tajantemente una cosa, los primeros días lo mejor que puedes hacer es seguir tu instinto, relajarte y estar con tu familia o amigos si lo necesitas, no porque sea aconsejable, sino porque te has ganado el derecho a hacer lo que te plazca por unos días.

En mi caso tardé poco en cansarme de estar en casa y en pocos días ya estaba dando vueltas a la manzana intentando no volverme loco por lo sucedido. Tómate esos días para reconocer tu nueva situación, tu nuevo comienzo, tu nueva versión mejorada. Unos días para crear tu primer objetivo, para coger la confianza suficiente para empezar de nuevo y rehacerte. Aunque no lo creas estás en el peor momento físico y probablemente psicológico del proceso, tu cuerpo sigue encajando el proceso inflamatorio bestial que has sufrido, y tu cabeza comienza a asimilar la gravedad de lo pasado. Pero esto no solo no debe asustarte o desanimarte, sino todo lo contrario. A partir de este momento vas a ser una versión mejorada de ti mismo y vas a llegar mas lejos de lo que probablemente te hayas imaginado, superando incluso tu estado de forma previa al infarto. De esto puedo dar fé. Comienza tu rehabilitación cardiaca. ¡Disfruta del proceso!.

Como dije anteriormente pasar del control hospitalario a estar solo mientras el mundo sigue girando no es fácil. Si me hiciste caso, ya has debido solicitar a tu cardiologo que te adhiera al programa de rehabilitación cardiaca. Da igual que hayan pasado dias o semanas, incluso meses. Da igual las pegas que te pongan, da igual que donde te hayan ingresado no exista un programa de rehabilitación cardiaca, da igual que en España hasta hace bien poco solo el 3% de los infartados accedieran a la rehabilitación cardiaca por el 100% de los holandeses. En este momento, en tu presente, tu objetivo primordial, tu razón de ser debe ir ligada a la rehabilitación cardiaca. Y si no existe un programa definido en tu centro hospitalario, lo haces en otro, o por tu cuenta bajo la supervisión estrecha de tu especialista que a buen seguro te apoyará y ayudará. Ya os contaré mas adelante los beneficios de la misma si mi elocuencia no te ha convencido ya ;-).

Como dije, a los tres días de estar en casa decidí salir de la cueva y comenzar a tomar el aire fresco. En mi caso estaba bien entrada ya la primavera (Mayo) y el tiempo acompañaba a salir y disfrutar de un paseo, pero da igual la estación del año en la que te encuentres, cuando des tus primeros pasos hacia ninguna parte empezarás a cogerle el gusto a esto de rehabilitarte. En la mayoría de los casos no vas a poder acceder al programa de rehabilitación cardiaca de forma inmediata por lo que salvo que tu cardiologo te desaconseje caminar, vamos a empezar caminando por nuestra cuenta y a anotar mentalmente lo que sentimos, si es que sentimos algo.

Los primeros días, incluso semanas comienza a andar sin ningún tipo de presión, relajadamente pero sin dormirte en los laureles, digamos que debes andar por media hora a un ritmo en el que te sientas seguro y con las semanas incrementar la duración y el ritmo siempre sintiendote cómodo.

No olvides dos cosas: botella de agua y telefono móvil. Es muy util en este momento que tus tardes las dediques a buscar un pulsómetro y banda pectoral para ir viendo como evolucionan tus pulsaciones y posteriormente trasladarselo a tu médico.

¡Vaya chorrada!- te oigo decir. Pues no, son pocos euros y te va a servir para más adelante, para motivarte, para controlar la zona de trabajo necesaria para tu corazón, para poder abrir las arterias de una forma adecuada, para poder controlar el aumento del colesterol llamado bueno, para conocerte a ti mismo. En otra entrada os comentaré el tema de los pulsomteros de los que me he hecho un poco experto. Pero vamos, no hay que gastarse mas de 20 euros en este tema, ni obsesionarse e ir mirando todo el rato el pulsómetro, tu cuerpo ya te da suficiente información solo tienes que contrastarla.

Mi rehabilitación cardiaca la comenzé en Septiembre, tres meses despues del infarto, pero ya iba con parte de los deberes hechos. No te voy a engañar, el periodo en el que trabajas por tu cuenta está lleno de obstaculos y barreras mentales que una vez entras en un programa de rehabilitación desaparecen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *